Sunday, 1 January 2012

NEVER BEEN TO USA

Self portrait. Home. UK.

Never been to usa.
Nunca he ido a los Estados Unidos.
Un día iré, y comeré patatas fritas -sin vinagre- y con mucho ketchup. Escucharé Talking Heads atravesando Wall Street, claro. La de This must be the place, y me preguntaré si es aquel el lugar o no.
Pensaré en Jan Morris, claro que pensaré en Jan Morris, porque mi guía de viaje será A writer's Worl: Travels 1950-2000. Ese libro lo leí hará dos o tres años, y mientras leía la parte de Nueva York, apuntaba en mi cuaderno todos los lugares de los que Jan hablaba y me gustaban, para poder visitarlos algún día. Aquel hotel con piscina, quiero chapotear en el mismo agua. Tumbarme al sol, con gafas de sol, en la última planta de un alto rascacielos.
Pero Estados Unidos no es sólo Nueva York, y los clubes de jazz donde siempre aparece Woody Allen hablando demasiado rápido. O los cafés como el de Central Perk, en el que aparentemente los protagonistas de Friends pasan más tiempo que en la oficina. Tampoco se limita a la ciudad que esconde cada noche mil y una escenas criminales, a Spiderman saltando de edificio en edificio, y al asesinato de John F. Kennedy. O Barneys, y un Raf Simons by Raf Simons. Ni tampoco se queda en Therese detrás del mostrador en la juguetería del department store y Carol al otro lado, jugando con sus guantes. Oh, Highsmith.
Estados Unidos. También ese país donde la inteligencia se medía en cifras que determinaban tu futuro académico de por vida. Donde las vírgenes de Jeffrey Eugénides se suicidan una detrás de otra. La caza de gatos para el restaurante chino, y el niño de orejas rosas. Harmony Korine, y de ahí a Chloe Savigny.
Luego baja a California, caravana. O mejor, monopatín y pelo al viento. De mayor quiero ser Tony Hawk. Y Devendra en los oídos, o Bruce Springteen que es mucho más americano. Y esos poblados perdidos en el camino. El otro día pregunté a mamá cómo era posible que en Texas pudiera conducir de una casa a otra sin perderse, que si utilizaban GPS. Ella dijo que si podían hacerlo en medio del desierto de Mauritania, seguro que allí también.
Y Patti Smith y su Just Kids. Muffins de chocolate y el sobrepeso.
El país que vio nacer a la fotografía. Charles Harbutt. Walker Evans. Imogen, querida Imogen Cunnigham. Francesca Woodman saltando de un décimo. Annie Leibovitz y facturas sin pagar, que me llevan a Susan mirando sus fotografías, About photography.
Y Frank Capra. ¿Buster Keaton o Charles Chaplin?
Quiero morir en un thriller de David Lynch.


4 comments:

Lu said...

Me encanta este post. Sobre todo el texto. Mucha identificación.

Lúa said...

Oh, Highsmith. (me entretuve en sus guantes gracias a ti).
Annie Leibovitz y sus facturas sin pagar. (yo en su expo en Madrid, tú en Cibeles el mismo mes).
Francesca Woodman. ;)
Susan Sontag (leamos de nuevo "Yo, etc")

Y mucho más.

[¿seguro que nunca pisaste USA?]

Diegodp said...

Yo creo que ahora mismo eres mas Jay Adams que Tony Hawk.

artdyl said...

Charles Chaplin. La duda ofende.