Thursday, 18 March 2010

TRECE PARA CYANMag


Candela Capitán, mi hermana, trece años

'Obviously doctor, you've never been a thirteen year-old girl' Jeffrey Eugenides
Hay que ser niña y tener trece años para comprobar ciertos deleites a los que es casi imposible acceder sin esos dos requisitos, y hay torturas a las que solo los individuos que poseen ambas cualidades quedan expuestos a la posibilidad de padecer.
Comprobar en el espejo el efecto del carmín sobre tus labios y retirarlo inmediatamente después; tener una mejor amiga; rasgarte las medias a propósito; llenarte las muñecas de pulseras; tumbarte a escuchar música en tu habitación y no hacer nada más durante horas; descubrir lo agradable de contemplar su foto; elegir tu vestido para la fiesta por vez primera; llenar de corazones los cuadernos; dejarte el pelo largo; divagar por los universos interiores en clase; sentir que eres libre... Placeres insustituibles con fecha de caducidad.
Resistirse a la tentación de jugar con muñecas; sentir que eres menos independiente por creer amar; contemplar en el espejo, con dolor, que tu torso deja de ser absolutamente plano para tener volumen; en casa, a las ocho en punto; que ni siquiera tu madre te entienda, ni tú misma logres hacerlo; estar obligada a irte a la cama a las diez, cuando en realidad desearías quedarte contemplando la noche hasta la mañana; no ser la más guapa del universo... Batallas perdidas.
Si todo el mundo hubiese sido niña y tenido trece años, y lo recordase de continuo, el mundo sería tal vez más triste, pero mucho más hermoso.
Todos deberíamos ser niña y tener trece años alguna vez. Una obligación y un derecho del que nadie quedase excluido.

(A mi hermana Candela, para cuando lo entienda.)

Más en CYANMag

6 comments:

Sifed said...

Me encanta este texto! Es tan tierno..
Las fotos de china son alucinantes eh, muy muy buenas..

un saludo!

V.Roldán said...

Joder que profundo!!

me ha gustado!!


saludos!

mickandmouse.blogspot.com

littleannnnn said...

Lolita

blancaesblanca said...

precioso

Anonymous said...

me has emocionado, yo fui un niño de trece años.

marta delgado said...

q bien escribes hija mia!!! asi da gusto ... ^^este finde estoy por cadiz :)