Friday, 27 November 2009

BRUNO BOZZETO Y EL SEÑOR ROSSI

Cuando era pequeña, curioseando en la casa de Sevilla de mi abuela, encontré un día una cinta de VHS titulada El señor Rossi en busca de felicidad, que aunque no tenía ningún dibujo en su carátula, me llamó mucho la atención por el nombre. Recuerdo haberla introducido en el video, pensando que podía tratarse de una película de mayores, y cuál fue mi sorpresa, al descubrir al que más tarde se convertiría en uno de mis personajes de ficción favoritos, el fantástico Signor Rossi , protagonista de una serie de cortos del italiano Bruno Bozzeto.
Creo que se trataba de "una películita" hecha a partir de una serie anterior. La trama me parecía de lo más entrañable. Rossi, cansado de la monotonía de la rutina; y Gastone, el perro de su jefe, también aturdido, tienen un deseo: encontrar una vida mejor que les haga felices. Para ello recurren a la estrafalaria hada Sicura. Esta les entrega un silbato mágico, que los traslada a un mundo diferente cada vez que lo hacen sonar. Al final, descubren que la vida que más les gusta es la propia.

Ponía tanto esta cinta de video cada vez que iba de visita a casa de mi abuela, que incluso me ofrecieron llevarla a la mía, aunque creo que prefería que fuese algo exclusivo de aquellas visitas, y decidí dejarla allí.
Ahora mi abuela va a vender la casa de Sevilla, y últimamente ha estado arreglando las cosas que quedaban allí, y el otro día, recogí en el correo el VHS. Me hizo mucha ilusión.

Esta era la canción del comienzo:

La música corría a cargo de Franco Goddi y aquí podéis escuchar algunas canciones: http://www.youtube.com/watch?v=3OJfW9VJlEs

Investigando, he encontrado algunas de los episodios que creo anteriores:



Y otras producciones, también divertidísimas, del mismo autor:




¡Espero que os gusten!

Sunday, 22 November 2009

Wednesday, 18 November 2009

NICOLAS MIKOLAJ GROSPIERRE

Indiscutiblemente, uno de los que más me gustan.






Saturday, 14 November 2009

La vida es un eterno ciclo, que nunca para de dar vueltas.

Gif por Laura Encursiva,
en la foto: Xavi, Dani y yo
este verano en Barcelona.


Thursday, 12 November 2009

An inverted medium shot at KulturEvolution


A partir de mañana, 13 de noviembre, podréis ver esta foto, entre otras, en la galería KulturEvolution ( C/Isabel La Católica, módulo 12, Cádiz ) en la exposición colectiva BatiBaroc.

Forma parte de mi work in progress An inverted medium shot, consistente en una serie de cien instantáneas que muestran lo que resultaría al darle la vuelta a un plano americano: una toma de los pies hasta encima de la cintura; en vez de, desde la cabeza hasta por debajo de la cintura.
No encontraréis las cien fotos, pero sí una pequeña selección de las primeras.
Además podréis ver el trabajo de otros artistas plásticos, como las divertidas esculturas de Vinny Montag, o los grabados de Raúl Gómez.

Friday, 6 November 2009

Momentos íntimos en Mad is mad

El pasado jueves 29, se inauguró en la galería Mad is mad de Madrid la exposición colectiva Momentos Íntimos, en la que cada autor aportamos tres obras.
Yo no pude ir, porque el viernes tenía cole, ¡me cachis! Pero Ana Himes, -también participante- hizo unas fotitos, y me las ha prestado para que pueda ponerlas aquí. ¡Gracias!

La exposición estará hasta finales de noviembre, y la galería está en el número 28 de la calle Pelayo de Madrid, por si os apetece visitarla.





(Las fotos se proyectan en la pared también.)

Wednesday, 4 November 2009

Our last summer



Las hermanitas Fátima y Shahida.
Este finde en su casita del campo.
¡Lo pasamos requetebien!

Monday, 2 November 2009

¿Has contado alguna vez los árboles que en un minuto dejas a tu derecha cuando el coche se desplaza a una velocidad de ciento cuarenta y cinco kilómetros por hora en la autopista? Posiblemente te importe una mierda, pero es mejor que pensar en aquello. O que recordar la tabla periódica, aunque mañana hay examen y nunca te atreverías a negar que es absolutamente imprescindible conocer, que el aluminio es un metal con el número atómico trece, al que le sigue el silicio, de número catorce, y en realidad, un metaloide; teniendo en cuanta que tu mayor aspiración en la vida, después de terminar el bachillerato, es convertirte en ingeniera aeronáutica. ¿Y por qué aeronáutica? No sé, de pequeña dibujaba aviones, y en vez de contar árboles por minuto, contaba avionetas, aviones y cualquier otro tipo de elementos voladores, por trayecto.

De esto, se deduce entonces, que si en vez de aviones, hubiese dibujado casas, y contado urbanizaciones por hora, habría sido arquitecta.

Bueno, no importa, la tabla periódica no me la habría perdonado nadie.

Aunque claro, si me hubiese decantado por las letras… De pequeña también leía mucho; la pena es que novela, lo que se dice novela, poco. A no sé que fuese la historia de algún astronauta perdido en la galaxia, o de aviadores. Mira tú, esa de El Principito, me gustaba. Pero me gustaba porque la contaba un piloto, al que se le había estropeado el avión en medio de ninguna parte. Menuda chatarra, pensaba yo. A mi hermana le gustaba ese libro también, pero por lo de la amapola, y todas esas cursiladas. Menudo rollo, aunque en realidad, tampoco pasa nada si se es una cursi y una llorica. Mírala a ella, llorica profunda y cursi de remate y tan contenta. Este año va a terminar la carrera: derecho (es que tanta cursilería le ha hecho creer en la justicia, y querer dedicar su vida ella) y seguro que no tiene ni idea de la tabla periódica.

¡Anne!

¿Te sabes la tabla periódica?

Ves, lo que yo decía. Ni idea, y casi licenciada.

Ay, ¿no podría ser otra mi mayor aspiración en la vida? Mira que soy vaga.

Bueno, había dicho que en lo otro era mejor no pensar; pero es que es taaan guapo. No obstante, hay que reconocer que hay que ser un idiota, para esperar a esa inepta de Juliette todos los días a la salida, mira que es tonta. Pero es taaan guapa. Ay. Ya podría esperarme a mí, que a lo mejor no soy tan guapa, pero mañana, fijo que me sé perfecta la tabla periódica. Venga, hagamos ese trato, si yo me estudio la tabla periódica, él mañana me espera con su pelo rubio, y esas gafas tan guays que son como de californiano surfero de otra época, de los sesenta por lo menos. Menuda tontería, ojalá fuese tan fácil. Aunque la tabla me la voy a tener que estudiar igual.

Uy, y ahora esta cancioncita. Uh, Kenny and the Kasuals, menos mal que papá sí que sabe. Don't let your baby go, yeah! Don't let your baby go. ¿Pero qué estoy diciendo? Mi baby que se vaya a donde le dé la real gana. Como si se quiere ir con esa tonta de Juliette.


En fin, ¿por dónde íbamos? ¿Diecisiete? ¿Qué tiene de malo contar árboles?

Dieciocho, diecinueve, veinte, veintiuno...