Sunday, 30 August 2009

Estaba sentadita esperando en el escalón de mi portal, así muy atenta por si acaso te veía pasar. Venías tú andando por la otra acera, con paso decidido y con mucha prisa; ni has visto que te observaba desde el otro lado. Digo yo que, deberías prestar más atención cuando pasas ante mi portal; y un poco por la rabia, y otro poco por mi intención de bien educarte, se me ha ocurrido tirarte una china. He ido a alzar la mano, cuando a ti te ha dado por torcer la cabeza, y me has visto, y te has quedado mirando muy quieto y muy callado. Tanto, que a mí me ha entrado susto, y he salido corriendo escaleras arriba, china en mano.
Me he asomado por la ventana y ahí estás abajo, sentadito esperando en mi rincón, así muy atento por si acaso me da por tirar la china, que no se te escape, y mejor si te da de lleno en la cabezota. Ay, mira que eres raro. Y guapo. Plof.