Thursday, 19 February 2009

uuuuueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee Cádiz. Febrero 09

Wednesday, 18 February 2009

Quissás

L aaaaaaaaaaaaaaaaaa Cádiz. Febrero 09

Tuesday, 17 February 2009

Infravaloración desmedida

Estudiar latín era aburrido, que me evitases, a veces parecía triste, otras irónico y otras incluso divertido. Yo me reía.

Cuando me desperté debía de ser más tarde de lo normal, porque estaba yo sola en la cama y la luz se colaba a través de la persiana haciendo entretenidas figuritas sobre la madera del parqué. Era uno de esos momentos en los que se consigue no pensar en nada, o si esto es imposible, uno de los momentos en los que el pensamiento se reduce a su mínima unidad. Tenía hambre, pero no ganas de levantarme. Había una cajetilla de cigarrillos tuyos al lado de la cama, así que se me ocurrió encenderme uno y fumarlo, aunque yo no fumo.
Lo fume muy lentamente, observando como al aspirar se iba consumiendo poco a poco, y dejando escapar el humo entre los labios a la vez que levantaba la barbilla e inclinaba la cabeza como quien presume de fumar, con cierta jactancia, aunque nadie me miraba. Hubiere (hubiere y no otra forma del verbo haber) fumado el cigarro, me levanté, me miré desnuda en el espejo por un instante, y fui al baño. Y me lavé la cara, y las manos, y me mojé el pelo un poco con las manos y luego lo peiné , con las manos también, y lo recogí en una coleta.
Fui al vestidor a por una camisa y al deslizar la puerta corrediza me encontré con unos tejanos y un par de camisetas mías que debías de haberte probado antes de decidirte por alguna otra -en realidad estaba un poco cansada de tu manía de tirar mi ropa doblada y limpia al suelo-.
Me puse la primera camisa que encontré, que resultó ser una blanca muy grande, de hombre. Abotoné un par de botones, remangué las mangas hasta el codo, me agaché hasta el cajón de las bragas, cogí unas y me las puse.
Hacia un buen día, de hecho creo que había sido el sol a través de la ventana, lo que me había despertado; así que en la cocina, llené un vaso largo de café y le puse tres hielos, y me lo llevé a la terraza.
Al principio estuve bien allí tal cual, pero luego comencé a aburrirme, así que atravesé el salón y bajé las escaleras, caminé descalza (consciente ahora de que estaba descalza porque se me estaban enfriando los pies) hasta la biblioteca para coger un libro. Como no tenía muchas ganas de pensar, tomé un libro cualquiera del estante de los diccionarios y enciclopedias, que era el que quedaba más cerca de la puerta, y éste resultó ser un libro tuyo, de tu carrera.
Tus libros , -y en general, tus cosas- no tenían un orden asignado en mi casa, así que era corriente encontrarlos en cualquier lugar.
Derecho Mercantil me puse a leer al sol en la terraza, con lo que quedaba de un café aguado. Estuve leyendo jurisprudencia sobre derecho marítimo, y las distintas sentencias para abordaje, avituallamiento de buque, conocimiento del embarque, contrato de amarre, embargo preventivo de buques, hipoteca naval, etcétera. Pudo pasar una hora, cuando me di cuenta de que mi hambre era irremediable, y me dispuse a salir a comprar algo para almorzar.
Recordé que no me quedaba dinero. No tenía ganas de ir hasta mi cajero, que pillaba un poco lejos, así que busqué tu cartera, que solías olvidártela en casa, y la encontré en el suelo de mi habitación entre nuestra ropa interior del día anterior y unos vaqueros.
Di con algunos euros, un gramo de coca, y el número de teléfono con un “Sam” escrito con tu letra. Me dio rabia encontrar el número, pero en absoluto porque me molestase que finalmente te lo hubiese dado y tú lo hubieras anotado (como yo dije que ocurriría), sino porque había sucedido y por un motivo u otro tu habías decidido ocultármelo, y me sentía entonces, al abrir tu cartera, usurpadora de tu intimidad o de esa parte de ti que preferías reservar ante a mí. Pero tu intimidad me parecía mezquina, insignificante y ridícula: droga y un número de teléfono.
Y me entró pena. Me pareció por un momento que eran demasiadas las personas distintas a mí con las que sabía que te acostabas, que a veces tomabas demasiada coca sin un motivo expreso y eso me parecía inmaduro. Y mi pena se hizo un poco más grande, al volver a ver tu libro de Derecho Mercantil; estudiabas bastantes horas, tantas como asignaturas suspendías, y a mí tus libros no me parecían tan difíciles de estudiar como tú decías que eran. Además pensé en que siempre escribes “esque” (y no separas el verbo de la conjunción) y siempre pones “tí” (con esa tilde odiosa).
Una infravaloración desmedida que me quitó el hambre, y me hizo pensar que eras menos de lo que yo esperaba, y a consecuencia de ello me di cuenta de que acostarme contigo comenzaba a parecerme algo rutinario que ya no guardaba ningún interés , y pensé también–por pensar algo más-que quizá me merecía una cosa mejor, o que debería replantearme el creer o no creer en el amor–¡Qué tontería!, me dije a mí misma luego-, o que la noche que aguardaba–y esto sí que me parecía acertado-, no quería que la pasases en mi cama. Ni en mi casa.

Y estudiar latín era divertido, y yo a lo mejor te lloré alguna vez.

Monday, 16 February 2009

Thursday, 12 February 2009

Wednesday, 11 February 2009

Goodbye swimming glasses!

Ayer, alguien se llevó mis gafas montables de cristales color marrón, que guardaba yo con amor desde mi último campeonato en el año dos mil tres. Lo curioso es que esta era la última de cinco gafas montables, de las cuales, otras tres también fueron llevadas por alguien sigilosamente. ¿Por qué gustan tanto mis gafas montables? Son iguales que todas las demás, y puedes comprarlas en cualquier campeonato de casi cualquier modalidad de natación. ¡Maldita sea! ¡Ya no me queda ninguna!

Tuesday, 10 February 2009

[...]
Entonces alzó el brazo y le soltó una bofetada.
-No me hables así.
-Te hablo así porque no me escuchas.
Carla volvió a levantar el brazo, e hizo amago de lanzar una nueva bofetada al tiempo que Victoria hizo lo suyo por retenerla, deteniendo finalmente su mano al aire y tomándola por la muñeca para más tarde tirar de ella hasta su cintura; mientras tanto, Carla comenzaba a forcejear con la otra mano, y Victoria se vio obligada a imitar el gesto que acababa de hacer.
Victoria sujetaba las muñecas de Carla en su cintura, y observaba como en ellas los tendones sobresalían a consecuencia de la tensión concentrada.
Al cabo de un par de minutos, no se distinguían los tendones del resto del brazo, y Victoria no ejercía ya ninguna fuerza; podría decirse incluso que depositaba sus manos sobre las muñecas de la otra en una leve caricia. Desvió entonces su mirada hacia los ojos de Carla, y ésta, como en un acto reflejo de defensa, trató de explicarse.
-Lo siento. Lo siento. Lo siento. Perdóname, no quería hacer eso. Pero no me hables mal, por favor. No me hables mal. Intenta entenderme. Trato de cuidarte, de hacerte sentir bien. Preparo la cena y no tienes hambre; te hago café por las mañanas y raro es el día en que no te olvidas de tomarlo antes de salir a trabajar; te ordeno los libros por orden alfabético de autor, como a ti te gusta, y tan solo dices que no he separado la literatura americana de la inglesa, y que tampoco de la irlandesa; te regalo un vestido y me dices que el blanco no va bien con una piel tan pálida como la tuya… Y lo único, Victoria, lo único que he estado exigiendo, es que me trates con cariño, que me hables bien.
Victoria lloraba.
-¿Qué te pasa Victoria?
[…]

Friday, 6 February 2009