Friday, 27 July 2007

Situaciones temporales

Mi último año de vida ha sido, en resumen, una constante sucesión de situaciones temporales; o mejor dicho, mi vida es una constante sucesión de situaciones temporales; o... ¿es la vida un eterna sucesión de situaciones temporales?

Wednesday, 25 July 2007

Querida cámara fotográfica:

He decidido escribirte porque últimamente te noto algo triste.
Ya no eres la de antes. Tu flash apenas se enciende; tu rugido cuando intento adaptar el zoom me asusta, ya no es leve y elegante, no suena igual que el aleteo de un mosquito como en los viejos tiempos, pareciera que pretendes emular a un abejorro o moscardón, y no lo entiendo. Quizá te acatarraste, reconozco que desde que perdí tu funda no te he dado ningún otro abrigo, y lo mismo te expongo al pleno sol durante horas, que te dejo olvidada en el rincón más frío de mi habitación. Siempre te llevo en la mochila como quien lleva cualquier cosa y puede que te haya entrado algo de arenilla, creo que el problema de tu rugir surgió tras esa tarde que pasamos juntas haciendo fotos en la playa, y claro como soy tan descuidada…
No obstante, no es el sonido que haces lo único que me preocupa.
Yo sé que eres una compacta, y que demasiado bien nos ha ido hasta el momento. Pero no entiendo por qué estos días atrás has tomado las fotos faltas de brillo y contraste, así como quién no quiere la cosa.
Y ni que decir tiene lo de los ojos rojos, tú nunca has hecho algo así.

Definitivamente, tras horas y horas de reflexión, llegué a la conclusión de que puede que oyeras mi intención de hacerme con una reflex digital, con un objetivo en condiciones, un buen flash, estética, apreciada y valorada por buenos fotógrafos, y además, procedente de una familia distinta a la tuya, otra marca, los señores Canon.
Si es que llegó a ti el rumor, quiero que sepas, que mi próxima adquisición no se interpondrá en nuestra relación, que a pesar de todo entiendo tu dolor y tu sentimiento de venganza.

Pase lo que pase, tú siempre serás mi pequeña compacta, la que cabe en mi bolsillo y me ha acompañado todo este tiempo. ¿Recuerdas las de historias que vivimos juntas, tú sobre mi mano? ¿Todos aquellos momentos especiales de mi vida, que tú, con tu pequeño objetivo capturaste?
Nunca me importó que tu flash no fuera gran cosa, que te costara sacar fotos en movimiento y que agotaras tu batería en un par de horas. Debes saber que para mí todo eso ocupó un plano secundario en nuestra relación. Lo que realmente importa, es esa pasión que nos une por el mundo de la fotografía. Me has hecho temblar con más de una foto.
Para mí eres una de las cosas más hermosas que me ha sucedido, me arrastraste a tu universo de lentes, mis dedos encajaron enseguida con cada uno de tus botones.
No quiero perderte, pequeña.